Navega sin mapas y haz que suceda
“DoersMapmaker” no es un concepto sino un estilo de vida, algo que se elige ser, es escuchar a tu vocecita, es crear tu propio juego con tus propias reglas. En lo profundo de tu interior, eres un Mapmaker, sólo necesitas reconocerlo y sacarlo a la luz. Pero DoersMapmakers también es una plataforma colaborativa donde compartir pensamientos, historias y reflexiones sobre estos tiempos increíbles en los que vivimos. Una comunidad donde intercambiar historias personales y profesionales que aporten valor y que puedan ayudar a inspirar a personas.
Dibuja tu mapa, Sueña increíble, navega sin mapa, permanece curioso, vuélvete loco, sé inquieto, insatisfecho, impaciente. Vive cada segundo como si no existiera otro igual, acéptate como eres y trata de mejorar día a día. Te necesitamos, tu serás quien sea capaz de inspirar a los demás, quien equipará y cambiará las reglas de juego. Tú navegarás sin mapa y dibujarás cada paso. La vida es lo que sucede cuando no existe un mapa. Inspira a inspirar.

Tod@s somos Mapmakers

Tú, tus padres, tu amigo de clase, tu colega de trabajo, aquella señora que madruga todas las mañanas para tener el pan listo y siempre te atiende con una sonrisa y un gesto amable, el conductor de camiones que abandona su familia durante una semana para viajar, tus abuelos que soportaron la opresión y un régimen autoritario. El profesor que lidera y equipa, el estudiante que cuestiona y busca nuevas maneras de ganar, el trabajador que aporta valor y se vuelve indispensable, aquellos que tienen algo que decir – y lo dicen. Los que dan un paso al frente, arriesgan y sobresalen de sí mismos. Los que aportan valor y significado a su vida y a la de los demás, sin importar mucho qué es lo que van a obtener. Todos somos Mapmakers. 

Mapmakers son aquellos que sueñan increíble, aquellos que navegan sin mapa, los que conocen tan profundamente lo que hacen que no necesitan ver camino dibujado, los inquietos, insatisfechos, impacientes, intentadores, los que abrazan la disrupción y el cambio, esas personas que se colocan en la línea de fuego, que no les importa que dirán, los que ignoran a los cínicos, los que siguen cuando los demás paran, los que siempre tratan de aportar un nuevo ángulo a la condición humana, los que viven cada segundo como si no existiera otro igual, los que se aceptan como son y tratan de mejorar día a día, los que no son humildes porque no son tan grandes.

Los Mapmakers son los mismos que viven tan intensamente que ellos pasan por la vida, y no al contrario. Ahí van los atrevidos, intrépidos, locos y temerarios. Lo que no esperan a que suceda, los que van directamente a hacer que suceda. Los que cambian el resultado, viven el presente, aprenden del pasado y ven el futuro como el ahora sólo que un poco más lejos.

Estos dibujantes de mapas son humanos, aventureros, apasionados, determinados, inspiradores, trabajadores irremplazables, personas indispensables. No hablan, hacen algo en vez. Creen que el amor es lo único capaz de destruir a sus enemigos. Son los nuevos héroes y la misma vez los nuevos herejes. Somos aquellos que viven fuera del limbo, donde nuestro trabajo podría no gustar, donde podríamos ser criticados, donde somos vulnerables y estamos expuestos al mundo y a fallar. Allí donde suceden verdaderamente las cosas. Los dibujantes de mapas no tratan de alcanzar el status quo, ellos son los que crean el status quo.

Un Mapmakers es aquel que actúa. Autor, causante, promotor, propulsor, impulsor, disruptor, responsable de iniciar o materializar cambios. Asume riesgos, se abre a nuevas ideas. Es quien inspira a otros con la visión de lo que puede aportar, quien tiene el deseo de sobresalir del resto, buscan generar un verdadero impacto y no sólo ocupar un espacio frente al computador. Es un agente de cambio, alguien que altera la capacidad humana o sistemas de organización para lograr un mayor grado de resultados. Hacen que algo colisione con el mundo.

Los Mapmakers sobresalen de ellos mismos, no del resto. No necesitan permiso, lo obtienen. Lideran entre la masa. No trabajan para todo el mundo. Sobreviven en la incertidumbre. Desprenden magia. Ven más allá de la influencia, el prestigio, los premios y la popularidad. Dan un paso al frente cuando todos los demás deciden no continuar. Son agentes del cambio, revolucionarios, intentadores, disruptivos, irreverentes. Son personas normales que deciden hacer cosas extraordinarias. Aquellos que se empiezan a dibujar, se encuentran dibujando o van a dibujar.  

Actúan fuera del paraíso. No en los lugares seguros, sino ahí fuera, en lugares arriesgados donde podrían fallar, ahí donde todo podría acabar dramáticamente y perderlo todo, allí donde no hay un plan B. Ahí van los atrevidos, intrépidos, locos y temerarios. Los que no esperan a que suceda, los que van directamente a hacer que suceda. Los que cambian el resultado, viven el presente, aprenden del pasado y ven el futuro como el ahora sólo que un poco más lejos.

Todos hemos sido mágicos alguna vez, hemos trascendido, hemos encantado, hemos destacado o hemos hecho algo que ha creado un impacto positivo indescriptible. Cualquiera de nosotros, en alguna ocasión, ha creado un chispazo de magia que ha fascinado. Pero la cuestión aveces no es sólo de magia sino de preguntarnos: ¿qué es magia? ¿dónde y en quién encontrarla? y ¿cómo crearla más a menudo?