Dibuja tu propio mapa y haz que suceda.

El niño que llevamos dentro

Dibujando mapas
Quizás cuándo somos niños vemos la vida de forma distinta, queremos hacerlo todo, recorrerlo todo, cada momento es una sorpresa, algo nuevo, personas, lugares, experiencias…

¿Recuerdas cuando corrias por el campo sin parar, subir a árboles, trepar por paredes, ibas en la bici horas y horas por las tardes y el verano?

¿Por qué ahora no?¿Por qué no nos tomamos un rato para nosotros y sacamos aunque sean unos minutos al día para reflexionar y sacar El Niño que llevamos dentro y que nos empuja y nos llama a dar una vuelta cada día?

Esa ilusión es la que debemos tener cada día, la ilusión de querer comernos el mundo, de empezar cada día como algo nuevo como lo que es olvidando lo que pasó ayer.

¿Y por qué no seguir dibujando nuestro propio mapa mirando la vida con la ilusión y las ganas con las que todo niño mira a la vida? Perdemos esa libertad de hacer lo que queramos sin tener que ponernos excusas a nosotros mismos.

Cada día el papel está en blanco, ¿a qué esperamos?

5 Responses
  1. Javier Vazquez

    Hay muchas cosas que deberíamos recordar de cuando éramos niños… sin embargo, ‘desde muy niño tuve que interrumpir mi educación para ir a la escuela’ (George Bernard Shaw)

  2. Jorge Gonzalez del Arco

    Genial artículo: enhorabuena, Rafa!

    Tengo una hija de 1 año y es maravilloso ver el mundo a través de sus ojos llenos de curiosidad.
    Tenemos que recuperar la ilusión por descubrir cada día cosas nuevas, por ir a nuevos sitios, por explorar nuevos territorios y sensaciones…

  3. Leticia Lledó
    Leticia Lledó

    Me encanta tu post Rafa, he coincidido con tu misma idea en mi ultimo post «Castillos de arena», recuperemos esa ilusión de la infancia por lo desconocido, por lo que todavía no se ha descubierto.