Dibuja tu propio mapa y haz que suceda.

Semillas de Mapmakers (1)

2Te voy a contar una serie de cosas a las que creo que nuestra mente se ha acostumbrado, y creo que la razón de esa costumbre (esa mala costumbre), es básicamente el miedo y la comodidad. Curioso, qué fácil es acomodarnos a hábitos que nos alejan de nosotros. ¿Por qué será? quizás porque mirarse a uno mismo y sobresalir consume muchísima más energía, que no queremos «malgastar».

A lo que voy, nuestra mente se ha acostumbrado a:

 

~La queja~

El mayor depresivo que existe, algo tan inutil que se convierte en un riesgo. ¿Cómo puede ser posible que te hables a ti mismo en términos de derrota? Párate a pensarlo ¿Podrías mencionarme una sola ventaja de quejarse?

 

~Culpabilizar a otros~

Un mecanismo de supervivencia mal entendido. Cuando te sucede un problema automáticamente tu cerebro no va a buscar una causa, un conocimiento nuevo, una solución, un modo de escape; no, va a buscar un culpable, alguien exterior a ti a quien achacar el desastre, porque sinceramente, no nos apetece nada asumir responsabilidad de algo que no ha funcionado.

 

~No mirarse dentro~

En un primer momento resulta increíble, en un segundo sinceramente fascinante, darse cuenta del enorme miedo que tenemos de analizarnos a nosotros mismos. Nos asusta como pocas cosas ver y admitir que tenemos nuestros fallos, nuestras traiciones, nuestros saboteos, nuestras miserias. Enfrentarnos a nuestra mezquindad nos aterra, es más, de una manera tanto consciente como inconsciente tratamos de alejarnos de ese proceso de mirarnos dentro para no llegar a lo más «oscuro» de nosotros.

Y la razón de desarrollar ese miedo es sencilla: No nos han educado para ser críticos con nosotros mismos, ni a gestionar positivamente las sensaciones que nos produce descubrir nuestras traiciones. Se podría decir, que no nos han enseñado, a partir de nuestros defectos, a mejorar y actuar hacia adelante sin queja y culpar a nadie de lo que nos sucede.

 

Vale, es triste, no nos han proporcionado las herramientas, pero estas se encuentran ahí a nuestra disposición y es cuestión de movernos y tomar el control de nuestras acciones.

Y la primera es la que nos sugiere la frase de la imagen. Dejemos de decir que no estás donde te mereces, que no eres influyente, que no te respetan, que no valoran tu esfuerzo, que recibimos un trato injusto, y cuando eso suceda dale la vuelta y observa si eso que te hacen los demás no te lo estás haciendo a ti mismo. Y ojo, suena a chorrada de autoayuda pero no lo es, esto es lo más práctico y directo que vas a hacer en tu vida. Ten en cuenta que el ser humano casi siempre funciona como imitación,

¿No será que esa gente te está imitando a ti? Pues ofrece un buen modelo que imitar.

Te propongo una cosa en este momento. Te pido que la tengas en cuenta y trates de llegar a conseguir lo siguiente. Deberás de estar muy vivo y atento a toda tu comunicación, pero seguro que esto te va a valer, allá vamos:

Detecta el próximo momento en que te vayas a quejar de que no te están tratando de manera justa, píllalo al vuelo. En ese preciso momento vete hacia atrás y analiza desde fuera la manera en que te has exteriorizado, y trata de ver si te creerías a ti mismo si estuvieses de pie frente a ti, si has sido fascinante, convincente, positivo, seguro de ti mismo. Piensa si te comprarías a ti mismo. Pero ahora llega lo importante, una vez realizado este proceso: Agradece darte cuenta de todo lo que tienes que mejorar, agradécelo, y mucho.

Esta propuesta yo me la hice hace tiempo, y me la sigo haciendo. No te puedes imaginar la fuerza que te da abrazar el hecho de que la manera en que me tratan los demás depende de mí, y yo tengo el control. Y sobre todo el aprendizaje.

¡Ánimo!

 

Luis Angel Mendaña
About the author

Todo lo mejor que he vivido y compartido en estos últimos tiempos ha sucedido por conocer a personas, más allá de sus perfiles en redes sociales. He hecho por ello, coorganizando el evento Tweetsolid en Valladolid junto a @virginialop, rebuscando en las redes para encontrar a la gente que me iba a impulsar y llenar de energías y proyectos. Encontrarlos y cuidarlos es una manera de vivir. Más allá de eso soy Freelance 2.0, formador y Social Media Pro, en Internet desde 1994.
2 Responses
  1. Delfina Garcia Pastor

    Hola Luis Angel. Perdona por no haberte escrito antes. Te leí y entonces tuve un momento de inspiración y fui corriendo a escribir el último post. Asi que Gracias, me has inspirado.

    La manera en que uno se habla y se trata es importante. Luego hay que analizar lo que hay detrás. Eso ya es más complicado porque ahí te encuentras muchas cosas. Es como esas casas de las pelis con buhardillas. En las buardillas siempre están las respuestas a los misterios.

    Ultimamente he estando indagando en mi buardilla en busca de algunas respuestas. He llorado mucho con todo lo que he encontrado pero aun no se por que hay personas que me tratan mal cuando yo las quiero. Yo me quiero mucho, se que valgo y estoy segura de ello. Si mi discurso no les convence o no creen que pueda ser cierto lo mio. ¿Que puedo hacer yo sino abrazar la injusticia como parte de la vida?

    Me ha gustado tu post. Un abrazo

Leave a Reply

nueve + 4 =