Dibuja tu propio mapa y haz que suceda.

Levantarse todas las mañanas.

Te levantas una mañana y algo en tu interior te dice que las cosas no marchan bien, te cuesta salir de la cama y sin ningún entusiasmo te arrastras a la ducha, sabes que debiste salir de la cama más temprano, hace tiempo que tu cuerpo te pide actividad física, imposible, no hoy, quizás mañana. Sales de la ducha y ya es tarde para ir a la oficina, tu jefe seguramente llegara antes que tu y la reprimenda será la de siempre.

Mucho trafico en las calles, — la misma gente formada en el trafico esperando llegar a la oficina para hacer lo mismo de todos los días — piensas— sientes pena por todos incluyéndote a ti mismo, suspiras y piensas en que se nos ira la vida en un instante y no haremos nada que haya valido la pena. En la radio suena una voz monótona y acartonada que lee las noticias más importantes del día anterior. Más de lo mismo pero en una fecha diferente, el mundo se desmorona y tu solamente tienes que preocuparte por ese reporte que lleva días en tu escritorio sin que siquiera lo mires, pero sabes que es inevitable, no hay escapatoria, alguien debe hacerlo y ese eres tu. Llegas a la oficina con quince minutos de retardo y decides que antes de entrar tienes que tomar un café que te ayude a llegar a la hora de la comida para poder escapar de esa cárcel a la que tu presentaste una iniciativa para entrar. Después de un regaño por parte de tu jefe llegas a tu cubículo atestado de papeles que esperan toda tu atención y lo único que haces es mirar fuera por la ventana y añorar la libertad, suspiras y vuelves a ver ese papeleo que te espera, suspiras de nuevo, te meces los cabellos y te preguntas qué es lo que has hecho mal, cómo es que has llegado a esa situación.

De pronto algo hace clic dentro de ti, algo te dice que es tiempo de moverte, es tiempo de salir y vivir tu vida, es tiempo de dejar de estar muerto en vida, sabes que la vida es demasiado corta como para pasarla todo el tiempo sufriendo.

Empiezas a escribir como loco en tu computadora cosas que te gustaría estar haciendo en ese preciso momento:

  • Estar trabajando desde la playa.
  • Empezar mi propio negocio.
  • Hacer ese viaje por Sudamérica que tanto deseas desde hace tiempo.
  • Recorrer de mochilazo las playas del sur del país.
  • Tener tiempo para tomar ese curso de cocina china que tanto te gusta.
  • Trabajar y estudiar en otro país.
  • Conocer gente diferente.

Escribes tan rápido como puedes, las ideas y las imágenes surgen en tu mente. Te empiezas a sentir liberado, empiezas a creer que aun tienes esperanza y que quizá puedas lograr salir de ese sitio que se ha vuelto un infierno.

Terminas de escribir y te das cuenta de que lo primero que sientes es incertidumbre y miedo. No sabes cual es el siguiente paso para hacer todo eso que salio de tu corazón y que es lo que verdaderamente quieres.

Los momentos de ruptura personal en la vida son tan significativos que no los olvidamos nunca, yo al menos no lo he hecho y no creo que lo haga nunca.

Si tu estabas en un camino distinto al que te hace feliz y ya tuviste tu momento de ruptura ¡felicidades!, ya estas del otro lado. El miedo y la incertidumbre son de lo mas naturales pues estas por salir de tu zona de confort y lo que sigue es nuevo por completo. El camino que tienes por delante, te garantizo sera lo mejor que te ha pasado, sí, es cuesta arriba, pero cuando llegues a la cima, créemelo seras el ser humano mas dichoso sobre esta hermosa tierra.

Photo: https://www.vitonica.com/

About the author

Otro soñador que se abandono a los impulsos del corazón y gracias a eso, ahora es feliz con lo que hace y lo que esta por hacer. . .

Leave a Reply