Dibuja tu propio mapa y haz que suceda.

Debe ser algo codificado en nuestros genes, o quizás venga de la forma que tenemos de ser educados, pero la realidad es que adoramos los listados y los rankings: los más influyentes, los más guapos, los más idiotas. Cada día aparece uno de estos listados por alguna parte, y si no fuera poco con esta avalancha de los diez más, siempre tendremos al típico blogger, redactor o maestro del cut and paste, modificando títulos para que parezca que lo que van a leer es un listado sobre conceptos fundamentales o personas que marcan la diferencia.

Aunque puedo llegar a asumir que tenemos esta filia por los números cardinales, lo que me hace indignarme con la especie humana, y sobretodo conmigo mismo -porque yo también tropiezo con la misma piedra una y vez demostrado por enésima vez que soy un ser humano como todos vosotros- porque en contadas ocasiones nos dan la explicación sobre como se ha construido el listado. Si han usado un muestreo estadístico, si han medido la influencia de sus ideas, si se ha medido el impacto o cualquier otro parámetro que podamos mirar, medir y contrastar por nuestros propios medios. La mayoría de las veces se coloca el listado y se quedan tan anchos.

Un ejemplo reciente de estos listados sin pies ni cabeza es el que ha aparecido recientemente sobre los Mapmakers, los que son extraordinarios, los que son reconocidos y los que son influyentes. ¿Alguien puede explicar el razonamiento de cada lista?, ¿que diferencia hay entre unos y otros?, ¿porqué unos salen en el listado de extraordinarios y no de influyentes?. La verdad es que suena a un felicitación de fin de clase de primero de primaria, donde se premian a todos los niños para que ninguno se sienta menos que el resto.

Lo que más gracia me hace, más allá de que yo escriba en esa web de vez en cuando, es que su eslogan es crea tu propio mapa. Una frase muy en el estilo de la neolengua que parece que es muy importante pero en el fondo no resiste el mínimo análisis de cualquier filósofo que esté en segundo de carrera. Así que todos podemos ser maravillosos, pero obviamente hay gente más maravillosa que otra. Soy consciente que todos tenemos nuestro punto clasista, y que estaba muy claro el objeto de esta página y cuales eran sus intenciones, lo que nunca me había imaginado que se cargarían con tanta alegría la imagen que querían construir -para mayor gloria de algunos- a costa del esfuerzo de todos.

Como aclaración, soy de los que salen en uno de esos listados, concretamente en el de extraordinarios. Lo cual añade un punto surrealista al tema. No soy extraordinario, no quiero serlo, y cualquiera que tenga que basarse en las tonterías que dijo o dejo de decir, tiene un problema más serio que el dedicarse a leer listados y rankings. Como dijo un famoso cantante:

Yo no soy mejor que nadie, simplemente tengo un talento para la música y compongo sobre lo que pasa en mi vida, no quiero ser un profeta, un visionario ni un gurú, simplemente quiero componer mis canciones y vivir con mi familia. Si buscas inspiración, deja de mirar a los demás y mírate a ti mismo.

Al final será verdad lo que decía un amigo mío, todos somos iguales, pero algunos son más iguales que otros.

Película: Bob Roberts

Jose Salgado
About the author

En esto de internet desde el 94 y después de todo este tiempo, me sigo sorprendiendo por como evoluciona el servicio, los productos y los usuarios. En resumen, no paro de aprender y estudiar cada día para poder vislumbrar cual es el mejor camino para mantenerse a flote en este entorno tan cambiante.

Leave a Reply